Author: angel // Category:
VA DE CINE (LA CARTELERA NO PARA)

Esto es un no parar. Aún nos estamos relamiendo con peliculones como "Furia de titanes" o "Cómo entrenar a tu dragón" cuando ya está aquí una nueva tanda de pelis alucinantes. Vamos a verlas.


ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Walt Disney Pictures y el visionario director Tim Burton nos traen una fantasía épica en 3D, una vuelta de tuerca a uno de los cuentos más queridos de todos los tiempos.

JOHNNY DEPP interpreta al Sombrerero Loco y MIA WASIKOWSKA a una Alicia de 19 años, que regresa al mundo mágico donde se adentró siendo una niña para reunirse con sus antiguos amigos: el Conejo Blanco, Tweedledee y Tweedledum, la Oruga, el gato de Cheshire, y por supuesto, el Sombrerero Loco.

Alicia se embarca en un viaje fantástico para encontrar su verdadero destino y poner fin al reinado de Terror de la Reina Roja.

Es un espectáculo audiovisual de primer orden. No obstante, y tras sobreponernos al impacto de las imágenes que tienes ante tus ojos, no puedes dejar de lado que la película cuenta con un guión bastante flojo así como algunas interpretaciones que no están a la altura de sus personajes.

Tim Burton demuestra con su Alicia que es un mago de las imágenes y que sabe como pocos dónde y cómo colocar la cámara en cada escena. Si bien no pertenece a sus títulos más siniestros, si es verdad que notamos ciertos elementos de sus películas menos oscuras como por ejemplo “Big Fish” o “Mars attack”.

Aclaro en este párrafo que la película no ha sido rodada en 3D pero si estaba pensada para adaptarse a este formato antes de rodar, no como esa “cosa” titulada “Furia de titanes”. Burton aprueba con notable alto en las 3D, ya que ha conseguido dotar a la imagen de esa rareza que impresiona en todas sus películas y hacerla tan creíble como los avatares de James Cameron.

Alicia ha madurado y no hace lo que le dicta su corazón. Ha de enfrentarse a un paso mayor que la corroe por dentro. Sin querer, regresa al país de las maravillas, soluciona los problemas de éste, y se cuenta que tienen que ver mucho con su actual vida. ¿Les suena el argumento? Pues la verdad que es el mismo que “Hook”, pequeño fracaso de Steven Spielberg, que casualmente era una continuación de otro personaje clásico “Peter Pan”.

Pues bien, la película de Burton cae en los mismos errores que aquella, no sabemos muy bien si es una película para adultos o una película infantil. Incluso como le pasaba al título de Spielberg, hay veces que nos da la sensación que nos da igual lo que está contando. Ciertos personajes se quedan un poco planos y a otros se les da menos importancia de la que merecen (en especial a los animales).

Este fallo de guión se ve eclipsado por su factura técnica, impresionante e impecable como en todas las películas de Burton. Sin ser tan siniestra como se espera, no faltan guiños a películas como “Sleppy Hollow”. Atención al árbol clave que sale en la película, ¿no les suena?

Una mención aparte merece su inseparable Danny Elfman, quien firma una de sus mejores obras, y sino atentos al tema de Alicia, que es magnífico y fantástico donde se mezclan elementos de acción con una voz y unos coros de lo más dulce.
En el apartado artístico tenemos la cara y la cruz. Buenas actuaciones se ven eclipsadas por las de Johnny Deep (que repite por enésima ve su personaje de Jack Sparrow), Mia Wasikowska que está perdida durante toda la película así como Anne Hathaway, cuya interpretación de reina blanca es tan absurda como irritante.

Como nos viene demostrando desde Sleepy Hollow, Tim Burton parece haberse vendido al mejor postor y olvidar sus maravillosos inicios en el que rodó sus grandes películas. Así que Alicia en el País de las Maravillas se convirte en otra obra menor de este genial director.

Lo mejor: Su apartado audiovisual y la banda sonora de Danny Elfman.

Lo peor: El guión y Anne Hathaway.



IRON MAN 2

Ahora que el mundo sabe que el multimillonario industrial Tony Stark (Robert Downey Jr.) es Iron Man, Tony quiere poner de relieve los beneficios del traje de Iron Man relanzando la extravagante idea de su difunto padre de la Expo Stark, una exposición de las innovaciones humanitarias basadas en sus tecnologías. Mientras el gobierno de Estados Unidos insiste para que Tony entregue las revolucionaria arma a los militares, Ivan Vanko (Mickey Rourke), una misteriosa figura del pasado de la familia Stark, se pone en marcha para destruir aTony revelando su propia y devastadora arma basada en la tecnología de Stark.

Abrumado en todos los frentes, y enfrentándose a la vez a sus propios demonios personales, Tony tiene que convocar a sus aliados (antiguos y nuevos) para que le ayuden a luchar contra la coalición de fuerzas que amenazan con destruirle a él y a toda la humanidad.

En "Iron Man 2", a Downey le acompaña un reparto cuajado de estrellas entre héroes y villanos, entre los que se encuentran Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Scarlett Johansson, Sam Rockwell, Mickey Rourke y Samuel L. Jackson como Nick Furia.


Una película de Jon Favreau, "Iron Man 2" protagonizada por Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Scarlett Johansson, Sam Rockwell, Mickey Rourke y Samuel L. Jackson como Nick Furia. "Iron Man 2" está dirigida por Jon Favreau a partir de un guión de Justin Theroux. La película está producida por Kevin Feige. Los productores ejecutivos son Alan Fine, Stan Lee, David Maisel, Denis L. Stewart, Louis D'Esposito, Jon Favreau y Susan Downey. El director de fotografía es Matthew Libatique, ASC. Dirección artística a cargo de J. Michael Riva. La película ha sido montada por Richard Pearson, A.C.E. y Dan Lebental, A.C.E. El diseño de vestuario es de Mary Zophres. Lo coproductores son Jeremy Latcham y Victoria Alonso. Los efectos visuales clave y la animación son de Industrial Light & Magic. La música es de John Debney. El supervisor musical es Dave Jordan. La película aún no ha sido clasificada.


Un verdadero original
Uno de los personajes originales de Marvel Comics, Iron Man ha venido disfrutando de una larga y próspera carrera ya desde la primera aparición del personaje en el cómic de Marvel Tales of Suspense en abril de 1963. El alter ego de Iron Man, Tony Stark, se convirtió de la noche a la mañana en un éxito cinematográfico el 2 de mayo de 2008, cuando la película recaudó más de 98,6 millones de dólares el fin de semana de su estreno, llegando finalmente a recaudar más de 572 millones de dólares en todo el mundo. Los fans y los críticos de todas las edades se enamoraron del superhéroe rojo y dorado. La película recibió muchos premios y distinciones, incluyendo dos nominaciones al Óscar, y desde entonces "Iron Man" ha pasado a formar parte de la cultura popular mayoritaria.

"Siempre buscamos ser fieles a los personajes tal y como aparecen escritos en los cómics, pero a veces tampoco nos da miedo arriesgarnos con nuestros personajes", observa Kevin Feige, presidente de Marvel Studios y productor de "Iron Man 2". "Creemos que nuestras historias y nuestros personajes son tan fuertes que podemos arriesgarnos. Era un riesgo tomar a un playboy multimillonario y ponerle un traje de hierro y hacer que volara y que salvara al mundo. Ésa no era una historia común en 1962, ni es una historia común hoy. Eran factores que sabíamos que tendríamos que superar, y no podemos sentirnos más orgullosos de la respuesta que tuvieron los fans ante el personaje y la película de Iron Man".

"Lo que me impulsó a crear un personaje como 'Iron Man' fue que yo quería ver algo diferente del superhéroe habitual", explica el productor ejecutivo Stan Lee. "El personaje de Tony Stark es muy triunfador, muy glamoroso y muy viril, y sin embargo tiene una faceta muy vulnerable. Cuando empezamos a publicar los cómics de Iron Man, recibimos más cartas de fans femeninos que con ningún otro cómic de los que habíamos creado. En aquella época, pienso que las mujeres que leyeron el cómic sintieron por Tony Stark los mismos sentimientos que las mujeres que vieron la película y a quienes les encantó Robert Downey Jr. y la vulnerabilidad que le aportó al personaje. Gentes de todas las edades se identifican con el lado humano de este personaje".

"El mayor cumplido que recibimos de alguna gente cuando salió la película fue: 'Normalmente, no me gustan las películas basadas en cómics, pero me ha gustado 'Iron Man'", dice Feige. "No creo en personajes de clase 'A', 'B' o 'C', depende de nosotros convertir a todos los personajes de Marvel en sagas cinematográficas de éxito, porque en el mundo de los cómics ya gozaban de ese estatus. Nos emocionó el éxito de 'Iron Man' y el hecho de que hubiéramos sido capaces de presentar al personaje de manera tal que era tan interesante y atractivo fuera de su traje como lo era cuando llevaba puesta la armadura. Esto es un gran mérito de Robert Downey Jr. y del director Jon Favreau, quienes fueron capaces de crear un personaje que era una personalidad cinematográfica icónica ya desde el principio de la película".

El inusitado éxito de crítica y público en todo el mundo incluso pilló por sorpresa al director Jon Favreau y al sobresaliente reparto.

"Creo que la primera sensación que tuvimos de que teníamos algo especial fue cuando hicimos la gira internacional de promoción y tanto las impresiones como las críticas de la película fueron extremadamente positivas", recuerda Favreau. "Pero realmente no nos dimos cuenta del todo hasta que fuimos por los cines el fin de semana de su estreno y vimos lo bien que reaccionaba el público ante la película. Fue conmovedor y sumamente gratificante ver cómo Robert contradecía los pronósticos y cómo, gracias al éxito de la película, volvía a ser aún más grande y mejor de lo que era antes. Esa es la historia de éxito que importa, y tenía un extraño paralelismo con la de Tony Stark. A veces, cuando el arte imita a la vida, se consiguen esos pequeños milagros".

"La razón por la que decidí hacer la primera película fue porque siempre había querido trabajar con Robert y además me encanta Jon Favreau," dice Gwyneth Paltrow. "La gente al principio me decía que para qué quería salir en una película de cómics, pero pensé que parecía algo muy natural y que era una experiencia genial y algo muy divertido. Me quedé impresionada por cómo resultó, pero me dejó un poco perpleja lo grande que llegó a ser la película. Normalmente, no hago grandes superproducciones de acción, así que fue emocionante la forma en la que respondieron los fans de todo el mundo".

"Uno se siente muy bien cuando habla con la gente por la calle y te dicen: 'Iron Man es mi superhéroe favorito porque parece una persona de verdad", concluye el productor ejecutivo Louis D'Esposito. "La película tenía unos personajes geniales y una estupenda historia de redención, y aunque hay un montón de acción y emoción, parecía como si la parte del superhéroe fuera secundaria, lo que realmente hizo que la película llegase hasta un público mucho más amplio".

Y ello se debía en gran parte al delicado equilibrio logrado por la película, según afirma el protagonista del film, Robert Downey Jr. "Creo que fue el tono de 'Iron Man' lo que convirtió en un gran éxito a la película. Dio la sensación de que nos habíamos tomado el tema principal realmente en serio, pero sin tomarnos demasiado en serio a nosotros mismos. Recuerdo que incluso cuando estaba haciendo las pruebas para la película sabía que era muy importante para mí ser capaz de mostrar el aspecto estoico y ardiente de Tony Stark, y capaz de acertar también con el humor".


Preparando la secuela
Con el éxito mundial de "Iron Man" en taquilla, el director Favreau se enfrentó al inevitable desafío de continuar la idolatrada película con la segunda entrega de la saga.

"Cuando estábamos rodando la primera película no planeábamos hacer una secuela, pero también éramos conscientes de que, si las cosas iban bien, habría una. Así que pensamos cuál sería la gran película y hasta dónde queríamos llegar en cuanto a la historia", observa Favreau. "El desafío de desarrollar 'Iron Man 2' estribaba en cómo seguir siendo fieles a lo que le gustó al publico en la primera película, subiendo al mismo tiempo el listón en todos los aspectos, un equilibrio interesante pero a veces difícil de conseguir. Si se hace algo demasiado complicado, la secuela se vuelve sobrecargada y pierde su toque de ligereza. Pero si no se hace algo más que la primera vez, parecerá simplemente más de lo mismo, así que hacer una secuela tiene sus claroscuros".

"Lo estupendo de volver a contar con Jon Favreau a la cabeza es que tenemos una relación fantástica, pues ya llevamos juntos más de cuatro años pensando y hablando acerca del mundo de Iron Man", dice Feige. "Hemos desarrollado una especie de taquigrafía, así que la mayor parte del tiempo cada uno sabe lo que está pensando el otro. Jon hizo un trabajo asombroso en la primera película, y realmente seguimos sus indicaciones en cuanto al tono, la textura y el humor. Cuando se ve a Tony Stark y su interacción como Iron Man, no es el típico superhéroe chulito. Es alguien que por una parte tiene ingenio y cinismo, y por otra parte tiene un extremado optimismo. El personaje realmente es lo que es gracias a dos personas, Jon Favreau y Robert Downey".

"Una de las cosas estupendas surgidas del éxito de la primera película fue que habíamos marcado un tono que era claramente fresco y genial, así que al preparar la secuela pensamos: '¿Cómo mantenemos ese tono?'", observa el coproductor Jeremy Latcham. "El tomo es lo que hace al público sentir que está viendo una película de Iron Man. Es muy divertido, es ingenioso, pero no es sentencioso, ni tampoco es demasiado de tebeo o excesivamente político. Así que uno de nuestros grandes objetivos al desarrollar la historia y los personajes era cerciorarnos de que manteníamos el tono que establecimos en la primera película".

"Una vez que se ha establecido el tono y la caracterización y que a la gente le ha encantado el personaje, eso te proporciona mucha libertad para meterte a continuación en cualquier historia que quieras contar", apunta Feige. "Muy a menudo nuestras historias favoritas de los cómics son algunas que no se pueden hacer como la historia original, porque suceden después de 200 ó 300 números de la serie. Pero con una secuela, uno puede realmente despreocuparse, porque uno ya sabe lo que realmente funcionó en la primera película y puede subir el listón en esos aspectos. Tener esa clase de oportunidad es una de las grandes alegrías de hacer películas".

Para Favreau y los realizadores, el desarrollo de la historia de "Iron Man 2" comenzó mucho antes de que se escribiera la primera página del guión.

"El proceso de escribir 'Iron Man 2' fue único y comenzó antes de que contásemos con ningún guionista", comenta Favreau. "Ése es generalmente el caso con este tipo de películas, porque lo que sucede es que Robert Downey, Kevin Feige, Jeremy Latcham y los demás nos sentamos a hablar de cosas como de lo que realmente nos interesa, de hacia dónde deben ir los personajes, en dónde debe comenzar la siguiente parte de nuestro viaje, de cuál debe ser la gama de Tony Stark, etc. Así que se empieza a bosquejar una historia básica y a desmenuzarla en escenas y partes para el plató. Entonces, una vez que se ha llegado a ese punto, puede comenzar el auténtico proceso de escritura del guión".

Para "Iron Man 2" los realizadores eligieron a Justin Theroux (declarado fan de toda la vida del superhéroe) para que escribiera el guión. Theroux había escrito recientemente (junto con Ben Stiller) el guión de la exitosa comedia "Tropic Thunder", la cual le valió a Downey una nominación al Óscar al mejor actor de reparto.

"Lo que me atrajo en primer lugar y sobretodo del proyecto fue la oportunidad de volver a trabajar con Robert Downey Jr.", admite Theroux. "También ayudó el hecho de que yo era un gran fan de los cómics, y hasta tenía un muñeco de Iron Man que tenía un trajecito de elastano y pequeños transmisores y receptores en el centro que se podían manipular. Iron Man es un superhéroe que parece que podría existir algún día. No es muy rebuscado, parece posible que se pueda crear una armadura capaz de volar. Eso es lo que me atrajo de él ya desde una edad muy temprana".

"Al escribir para Robert, pienso en ello como si estuviera escribiendo para James Brown", dice Theroux. "James Brown era un genio musical en el sentido de que sabía lo que una canción necesitaba para funcionar, y a Robert le pasa lo mismo cuando se trata de escribir escenas. Tiene una forma muy orgánica de enfocar a los personajes, y aunque conozco bien su voz, nunca intento poner en su boca palabras que no le pertenezcan. Sabe distinguir perfectamente cuándo hay el más leve indicio de una nota equivocada en el guión, y es la primera persona en pararse y decir: 'Tenemos que afinar esto un poco más'".

Downey presionó para que Theroux escribiera el guión de "Iron Man 2" debido sobre todo a su experiencia en "Tropic Thunder". "Lo primero que hay que decir de Theroux es que es un artista y un hombre del Renacimiento. En 'Tropic Thunder', para cuando estábamos rodando el tercer acto yo ya sabía que todo lo que había planeado al principio de la película había dado sus frutos. Además, me gusta su voz como escritor, su sentido del humor y el enfoque que le da a los temas, es muy fluido y sencillamente supe que era nuestro hombre, y por suerte todos los demás estuvieron de acuerdo".

Al desarrollar la trama de"Iron Man 2", los realizadores tuvieron que decidir cuáles elementos y personajes extraer de entre los más de 600 números de Iron Man publicados por Marvel en los últimos 42 años. Para Favreau, tener la oportunidad de elegir lo que quisiera de entre la vasta cantidad de material original era algo no exento de riesgos.

"Cuando hay muchos personajes en una película, tiende a volverse complicada, y creo que muchas secuelas fracasan porque crean demasiadas capas de complejidad, tanto en los personajes como en la trama", dice Jon Favreau. "No soy muy bueno para las tramas, porque no se me dan bien las historias retorcidas, con giros y embrollos. Soy más bien un escritor de argumentos, y yo creía que era un sinónimo de tramas, pero es en realidad un elemento diferente de la realización de películas".

El director continúa: "El argumento tiene más que ver con la gama de emociones de los personajes: en dónde empiezan y terminan, a qué desafíos se enfrentan, y cómo cambian. La progresión de esa auto-transformación por lo general tiene que ver con un momento de lucidez en el que uno se da cuenta de que hay que llevar a cabo un cambio y se compromete a ello. Inevitablemente, dado que somos humanos, podemos tener tropiezos y apartarnos de nuestro camino ante la adversidad, lo que tiende a hacernos volver a nuestra antigua forma de ser. En el caso de Tony Stark, tenemos a una persona que se enfrenta a desafíos parecidos pero diferentes a los de la primera vez. En 'Iron Man', Tony probablemente tenía que haberse frenado un poco, pero se sentía inspirado por los descubrimientos que realizó al escapar de su cautiverio en la cueva y las revelaciones que tuvo acerca de cuál era su lugar en el mundo".

"Cuando se tiene a un protagonista tan rico como Tony Stark, uno realmente quiere explorar las aflicciones y tribulaciones de su vida", añade Feige. "Le ofrecimos una sorpresa al público al final de la primera película, al descubrirse Tony ante la gente de una forma en la que ningún superhéroe lo había hecho antes. Eso establece inmediatamente la tensión y el conflicto de esta película, y era eso lo que queríamos seguir explorando. No queríamos eludir el hecho de que Tony Stark es Iron Man. En toda la serie de los cómics, la gente sabe quién es Tony, y no queríamos vernos constreñidos por la idea de una identidad secreta. Así que, al descubrir a Tony al final de la primera película, abrimos el camino para ir adónde quisiéramos".

"Una de las enormes ventajas con las que contamos son los montones y montones de cómics de Marvel con algunas de las mejores historias jamás contadas", dice el coproductor Latcham. "Durante el desarrollo del guión de la primera película, había muchas escenas, personajes y disfraces que eran nuestros favoritos personales, pero dijimos: 'Vamos a dejarlos para la próxima vez', porque nos pareció que era meter muchas cosas además de todo lo que teníamos que dejar sentado para aclimatar al público. Todos esos elementos que dejamos a un lado la primera vez estaban ahora a nuestra disposición, y Justin realizó un gran trabajo al incorporarlos al guión sin renunciar al tono que habíamos establecido y que queríamos mantener".

Uno de los desafíos a los que Theroux tuvo que enfrentarse en las fases iniciales del proceso de escritura del guión fue encontrar un punto de partida para el complejo personaje de Tony Stark. "Lo que hace única a esta secuela es que (en la primera película) dejamos a Tony en tiempo real", dice Theroux. "Ha salido del armario como superhéroe, así que, ya desde el principio, supimos que tratar ese tema iba a ser el primer nudo que tendríamos que deshacer. ¿Cómo enfocar a un tipo que tiene una vida personal (así como una vida de famoso) y crear un mundo a su alrededor? Así que creamos sucesos, lugares y noticiarios para de alguna forma ofrecer un resumen de lo que había estado haciendo desde el final de la primera película y de cómo había reaccionado la gente ante él".

Continúa Theroux: "También teníamos que perfilar qué hacer cuando un ciudadano particular, incluso uno realmente rico y poderoso, aparece con algo que es capaz de alterar el equilibrio de poder, no ya a nivel nacional, sino internacional. Al principio pensamos que iba a ser difícil de resolver, pero en realidad nos proporcionó una plataforma más grande y un espacio mayor para el personaje, y le volvió más interesante y atractivo. Tony tiene que encontrar el equilibrio entre famoso y héroe, y asumir lo que ocurre cuando uno le dice al mundo: 'Yo soy Iron Man'. ¿Qué le acarrea esa declaración y qué problemas presenta?"

Para los realizadores, la respuesta a esas preguntas resultó ser un terreno fértil para el desarrollo de "Iron Man 2".

"Tras hablar de las múltiples alternativas diferentes que podíamos escoger, decidimos hacer que la segunda película empezara seis meses después de la infausta conferencia de prensa de Tony", explica Favreau. "En ese período de tiempo, Tony ha sido objeto de mucha publicidad y ha estado intentando averiguar qué hacer con Industrias Stark puesto que ya no fabrican armas. Si ya era el hombre más famoso de EEUU después la primera película, es ciertamente el hombre más famoso del mundo en la segunda".

El abrumador éxito de "Iron Man" también catapultó de nuevo a su protagonista, Robert Downey Jr., a la categoría de estrella internacional.

"Creo que la gente que no sabía quién era 'Iron Man' estaban intrigadas por el hecho de que Robert Downey fuera a interpretar al personaje", dice Favreau. "Es un actor con un talento increíble, y creo que la gente esperaba que hiciera el proyecto adecuado. Era una de esas situaciones en las que el material y el actor se compaginan bien, y probablemente mi mayor contribución personal a 'Iron Man' haya sido identificar esa conexión y lograr que sucediera. Robert realmente se entregó y despejó cualquier duda acerca de sus propósitos de ser una estrella de cine y uno de los principales actores de Hollywood".

Para Downey, que después de "Iron Man" llevó a cabo sendas y premiadas interpretaciones en los éxitos de taquilla "Tropic Thunder" y "Sherlock Holmes", la oportunidad de continuar interpretando a al excéntrico y multimillonario industrial Tony Stark era algo que realmente le complacía.

"Desde el final de la primera película, el público en general ha llegado a querer a Tony Stark porque ha conseguido que el mundo sea un lugar muy pacífico y estable, pero el gobierno se siente amenazado por él porque en realidad no responde ante nadie", explica Favreau. "Hasta ahora la cosa ha ido bien, pero supone un gran motivo de preocupación tener una poderosa armadura capaz de destruir de forma masiva en manos de un ciudadano particular al que no consideran un tipo muy estable".

El director continúa: "Sentimos que teníamos la oportunidad de mostrar a Tony Stark como a alguien que era capaz de seducir no sólo a los Estados Unidos, sino a gente de todo el mundo, y que podía ser una fuerza unificadora".

Downey traza la evolución de la vida de Tony Stark desde el final de la primera película hasta el principio de "Iron Man 2". "En la primera película, Tony estaba en una especie de sub-mundo, era alguien que necesitaba ser puesto a prueba. Para cuando empieza 'Iron Man 2' uno está viendo esencialmente la personalidad de Tony, y él muestra esa personalidad a todos y cada uno de quienes le rodean porque quiere que sepan que nada ha cambiado. Pero han cambiado muchas cosas, y él está realmente en una situación desesperada. El viaje del héroe es realmente lo que no le dice a la gente, y no lo que hace con la armadura o sin ella. Y eso se extiende a su propia inseguridad personal al no ser realmente capaz de compartirlo con Pepper".

El actor continúa: "En el ínterin, Tony se ha dado cuenta de que su batería está a punto de agotarse, así que ha pasado mucho tiempo intentando descubrir una fuente de energía renovable. También terminamos la primera película con una leve sensación de incomodad entre Tony y los militares, aunque le apoyen cuando él llega y hace algo bien. Estoy seguro de que Rhodey ha tenido mucho que ver en eso, y creo que también ha habido una tensión en aumento entre Rhodey y él".

Mantener estable a Tony así como ser la voz de la razón y la estabilidad en Industrias Stark es la misión de su fiel e indispensable ayudante personal, Virginia "Pepper" Potts. Alguien que nunca volvería la espalda a su jefe ante la adversidad, Pepper ve recompensados sus leales servicios a Industrias Stark al ser ascendida a directora general de Industrias Stark. De nuevo en ese papel está la oscarizada Gwyneth Paltrow.

"Cuando empieza la película, Pepper y Tony siguen teniendo más o menos la misma onda y la misma dinámica", dice Paltrow. "Siguen haciéndose bromas y teniendo buena química, pero él sigue siendo su jefe. A medida que la película avanza, a Pepper se le van dando más responsabilidades y es ascendida al puesto de directora general de Industrias Stark, así que es bonito verla crecer en ese sentido. Creo que su nuevo puesto le va realmente bien porque ha estado llevando el día a día de la empresa durante mucho tiempo. Es una buena chica y una persona muy centrada, y ésa es la razón de que sea capaz de arreglárselas con todas las pullas que Tony le lanza constantemente".

"En un momento de clarividencia y brillantez, Tony asciende a Pepper a directora general de Industrias Stark y le concede la gestión y dirección total de la empresa", observa el productor ejecutivo D'Esposito. "Ése es un gran paso para Tony y para ella. Pero después de que ella haya tomado posesión de su nuevo puesto, empieza a aumentar la distancia entre ellos. Él está metido en su taller diseñando nuevos trajes, enfrentándose a todos los conflictos de la película mientras ella está en el despacho intentando dirigir la empresa. No es una transición fácil porque de repente es responsable de toda la empresa, y la forma en la que Tony lleva sus negocios tiene un impacto aún mayor sobre ella".

"La relación entre Tony y Pepper podía haber sido muchas cosas y lo que termina siendo es tan rica, tan emocional y tan atractiva que uno realmente desea verlos juntos, pero aún no han sido capaces de juntarse", añade el productor Feige. "La dinámica cargada entre ellos funciona, y así queríamos que continuara. Al final de la primera película, Tony empieza a referirse a la noche en la que casi se besaron y Pepper dice: 'Ah sí, la noche en la que no me trajiste mi bebida y me dejaste allí plantada… mejor que no hablemos de ello'. Siguen sin hablar de ello seis meses después, pero eso ha influido en las interacciones entre los dos".

Otra cara familiar en la saga de Iron Man es el buen amigo de Tony, el teniente coronel James "Rhodey" Rhodes. Aunque el dúo ha gozado siempre de una relación muy simbiótica, la nueva dirección de Industrias Stark y la negativa de Tony a entregar su traje de Iron Man a los militares han puesto tensión en su relación.

"Tony ya no fabrica armas, así que el papel de Rhodey como enlace entre Industrias Stark y el ejército de EEUU ya no existe", explica Feige. "Su relación se resiente cada vez más por las acciones de Tony. Rhodey es un amigo muy leal pero, al mismo tiempo, no va a permitir que le pongan en una mala posición entre el gobierno y Tony. También es una de las pocas personas además de Pepper que le dice a Tony la verdad y le disuade de algunas de sus acciones más excéntricas".

El productor continúa: "Por primera vez se ven mutuamente en un entorno muy público, y hay cosas que Tony piensa que están bien y que Rhodey sencillamente no puede soportar. Tony no puede ascender hasta donde quiere sin ayuda de Rhodey y, por extensión, Rhodey tiene la oportunidad de convertirse en un héroe mayor de lo que nunca imaginó que podría ser".

Interpretando el papel del teniente coronel James "Rhodey" Rhodes en "Iron Man 2" está el actor nominado al Óscar Don Cheadle, que es fan de toda la vida de los cómics de Marvel.

"Cuando era pequeño, me encantaban los cómics de Marvel, y me enganché a los X-Men y a Iron Man", dice Cheadle. "Me encantaban esos personajes porque eran siempre una gente muy falible que se abrían camino en cualquier misión en concreto que les tocase en ese momento. Para mí era realmente muy interesante contar con unos personajes diseñados así, y que no eran sólo en blanco y negro".

El actor continúa: "En esta película, Rhodey asume más la posesión, no sólo de los trajes de Tony, sino de las responsabilidades y deberes de alguien con esa clase de poder. Tony es una especie de playboy y a veces no se toma las cosas demasiado en serio, y lo esencial de las quejas de Rhodey es: 'Tienes una tecnología increíble, ¿y qué es lo que estás haciendo con ella?'"

"Don Cheadle es un tipo muy inteligente y con mucho talento, que hacía muchas preguntas inteligentes y difíciles, y ése es mi tipo favorito de actor", dice Favreau. "No es alguien que cuestione las cosas simplemente por hacer preguntas. En realidad tiene siempre un punto de vista y siente curiosidad por las cosas, y siempre que Don sentía curiosidad por algo resultaba ser porque había un punto en la escena que no había sido pensado totalmente a conciencia".

"Don tiene una gran química natural con Robert, y puede marchar codo con codo junto a él en la forma que necesita su personaje en la película", añade el coproductor Latcham. "Cuando estuvimos en julio en la ComicCon, fue una auténtica satisfacción ver cómo los fans le daban la bienvenida a Don a esta saga".

Dice Downey: "Don es demasiado avanzado como actor y como persona para llegar y partir simplemente de lo que otro ha hecho. Decidió ser fiel al personaje y a la seriedad de la historia, lo cual es señal de una gran disciplina ya que es un actor con un gran encanto natural. Aunque por supuesto tiene, como ya se verá, grandes frases en la película".

Al ser ascendida Pepper Potts a directora general de Industrias Stark, hay que encontrarle un sustituto. Y ahí aparece Natalie Rushman, una nueva y sexy empleada de Industrias Stark a la que Tony nombra inmediatamente su nuevo asistente personal cuando ella se tropieza con él durante una sesión de entrenamiento con Happy Hogan.

"Una vez que Pepper ha sido ascendida a directora general, Tony necesita un nuevo ayudante y alguien que le gestione sus tareas cotidianas", explica Feige. "Natalie es una asistente jurídica que entra en la habitación con unos papeles para que los firme Pepper. Llama claramente la atención de Tony, y éste básicamente la contrata ahí mismo. La siguiente vez que la vemos, está trabajando como ayudante personal suya en Mónaco. Pero las cosas no son lo que parecen y ella está allí por una razón concreta, que posteriormente descubriremos que tiene que ver con su alter ego de Viuda Negra".

Interpretando tanto el personaje de Natalie como enfundándose más tarde el sexy traje de licra de la Viuda Negra está Scarlett Johansson.

"Cuando salió 'Iron Man', mi madre la vio y le encantó", dice Scarlett Johansson. "Yo pensé: 'Caramba, mi madre no sabe nada de cómics, y si la película cubre un arco demográfico tan grande, debe ser realmente buena'. Fui a ver la película y aluciné con la historia y lo encantadora que era. La acción era genial, pero también era romántica, inteligente e ingeniosa. Era sencillamente una gran película. Así que cuando me dijeron que a lo mejor había un papel en la segunda parte, yo estaba por la labor y decidida a estar en la película".

"Hay un mundo entero que Marvel está impaciente por explorar, que es el de la inminente 'Los Vengadores', así queríamos dejar eso establecido y cerciorarnos de que sintonizábamos de verdad con esos personajes", dice el guionista Theroux. "Con el personaje de Natalie alias Viuda Negra necesitábamos a alguien que pudiera acceder a la vida de Tony y ser un topo desde el interior. No podíamos hacer que Nick Furia apareciese en el comedor y dijese: 'Hola, estoy otra vez en la historia'. Necesitábamos tener algo mejor planeado y alguien que pudiera suministrarle información a Tony o darle cosas que le pudieran ayudar en su siguiente misión para encontrarse a sí mismo. La Viuda Negra es un personaje que va a apreciar toda mujer con sangre en las venas, y Scarlett era la persona perfecta para interpretar ese papel".

"Este personaje podía haber sido el de la intrigante que llega e intenta romper los cimientos del mundo de Tony, pero tiene una motivación concreta, lo que le añade un poco de chispa a la relación entre los personajes", dice Johansson. "Sabe algo sobre Tony que Pepper no sabe, y eso en sí mismo aporta una cierta dinámica que va más allá de la mera química y tensión sexual".

"Es estupendo contar con otro personaje femenino en la película, porque le añade muchas capas en cuanto a la relación entre Tony y Pepper", observa Paltrow. "Siempre hay algo que se interpone y les impide unirse de manera romántica, y Natalie es un joven bombón que llama inmediatamente la atención de Tony y saca a Pepper de sus casillas. Hace que sea muy divertido interpretarla, y somos muy afortunados por tener a Scarlett en la película, porque es realmente una gran actriz".

"Al principio hubo una cierta resistencia entre los fans masculinos a que Scarlett interpretara el papel porque nunca había hecho una película de acción, pero lo que más me atrajo a la hora de incluir a Scarlett en el reparto fue su dedicación y su inteligencia", dice Favreau. "Creo que en una película como esta hace falta mucha gente inteligente porque todo es incierto y hay demasiadas cosas que cambian, así que hace falta alguien que sea como un guía de su personaje".

Continúa el director: "Scarlett me aseguró que trabajaría todo lo que hiciera falta para hacer todas las escenas peligrosas y de trabajo físico de la película. Fiel a su palabra, se dedicó a ello en cuerpo y alma cuando hubo que pasar incontables horas preparándose para todo el trabajo físico y luciendo su mejor palmito con el traje de Viuda Negra".

Para Johansson, ver por primera vez el traje de Viuda Negra fue a la vez intimidante y muy estimulante. "Sabía que iban a ser una especie de mallas sexy porque había investigado el personaje en los cómics", dice. "Nunca me había puesto algo así, así que pasé un rato de alucine que duró medio día, pero entonces me dije: 'Vale, ya es hora de apechugar', y entonces me concentré en ponerme en forma para llevar el traje y realizar las acciones físicas de manera que me quedase bien".

En la preproducción, Johansson llevo a cabo un riguroso programa de entrenamiento bajo la supervisión del coordinador de los especialistas, Tommy Harper.

"Scarlett realizó una asombrosa cantidad de entrenamientos preparándose para esta película", dice Harper. "Nunca había hecho nada que se pareciese ni remotamente a lo que se necesitaba aquí, así que básicamente empezamos desde cero. Sí que hicimos sprints contra el viento, y estiramientos y patadas, y puso el corazón en ello desde el primer día. He trabajado con grandes actrices que han realizado grandes esfuerzos, pero el tiempo y la dedicación que Scarlett le consagró durante la preproducción fueron de primera categoría".

"La Viuda Negra es una experta en el combate cuerpo a cuerpo, domina diversas artes marciales y tiene una formación gimnástica y de baile, así que combina todos esos aspectos para forma una demoledora máquina de guerra", observa Johansson. "Así que me dediqué a echarle horas, haciendo repeticiones y entrenamientos con el equipo de especialistas hasta que me sentí segura de poder ejecutar cada movimiento en concreto".

Uno de los nuevos adversarios de Tony Stark en "Iron Man 2" es un misterioso ruso experto en tecnología llamado Ivan Vanko, alias Whiplash. Para los realizadores, era importante que el personaje estuviera basado en la realidad.

"No queríamos ponernos demasiado místicos con este personaje, porque hay cosas que se pueden hacer en los cómics y que no pueden necesariamente hacerse en película", dice D'Esposito. "Uno no quiere hacer a sus villanos tan poderosos que parezcan inverosímiles, así que repasamos todo el catálogo del material de base y nos dijimos: '¿Qué personaje tendría la presencia cinematográfica más dinámica?' Nos decidimos por Whiplash, un personaje que podía ser actualizado y basarse en la tecnología, concretamente en la tecnología de Tony. Así que en realidad es un gran cumplido el que Tony diga: 'Yo soy Iron Man', y entonces hacer que otro personaje diga: 'Bueno, yo también tengo eso, y debería ser Iron Man'".

A la hora de elegir actor para el personaje, los realizadores se decidieron por Mickey Rourke, quien acababa de recibir una nominación al Óscar por su interpretación en "El luchador", y que era alguien familiarizado con la cultura rusa.

"En la película, el personaje de Ivan representa una cara oscura del pasado de Tony", dice Favreau. "Había algo genial y retro en contar con un villano ruso, y Mickey Rourke había pasado algún tiempo allí y estaba intrigado por la idea".

"Ivan Vanko es una figura oscura, tatuada y peligrosa que era realmente perfecta para la sensibilidad de Mickey", añade D'Esposito. "También parece que los criminales procedentes de Rusia son más duros que los criminales, más blandos, de Estados Unidos, lo que también le añadía un matiz de ferocidad al personaje".

Para Rourke, prepararse para el tema también incluía un viaje a Rusia. "Bueno, el personaje es ruso, así que fui a Rusia y pasé un tiempo allí", admite Rourke. "Pasé un tiempo en una prisión para poder entender cómo funciona todo el sistema clandestino. También estudié el arte de los tatuajes carcelarios, y añadimos escenas de Ivan en su celda en las que se ven los tatuajes cubriendo todo su cuerpo y se explica que cada uno tiene su significado en concreto, lo que proporciona una buena información sobre el personaje".

Continúa el actor: "Era bastante difícil aprender a hablar ruso porque el idioma es muy difícil para un angloparlante. Trabajé con mi monitor de dialecto tres horas al día, seis días a la semana, sólo para aprender a decir una frase del diálogo en ruso".

Cuando Tony Stark se niega a entregar su tecnología y anuncia que Industrias Stark ya no va a seguir fabricando para el ejército ni suministrando armamento, le abre la puerta al parlanchín Justin Hammer, cuya empresa, Industrias Hammer, está ansiosa por convertirse en el nuevo protagonista de la industria de la fabricación de armamento.

"En cierto momento muy al principio del desarrollo del guión, Ivan Vanko y Justin Hammer eran un mismo personaje, un inventor de armas, que era el socio ruso de Tony", explica Theroux. "Pronto nos dimos cuenta de que era demasiado y que necesitábamos dividir el átomo y hacer dos personajes distintos. Repasamos el material de base y Justin Hammer era un tipo más mayor, así que decidimos hacerle más accesible porque queríamos alguien que pudiera interpretar el yang del ying de Tony. En Justin Hammer buscábamos una especie de versión más barata y de poliéster de Tony Stark, un tipo capaz de cubrir el hueco tan pronto como Tony deja de fabricar armas, pero que tiene una onda como de picapleitos".

Favreau reflexiona: "Justin Hammer está por debajo de Tony Stark, pero él se imagina que está a su mismo nivel. Es extremadamente competitivo con Tony, y aunque tiene tanto dinero que no sabe qué hacer con él, le obsesiona el hecho de que haya alguien por ahí que es mejor que él. Desesperado, Justin recurre a Ivan Vanko después de que éste haya sido encarcelado por atacar a Tony utilizando la tecnología de Industrias Stark, una tecnología que él mismo reconoce que no puede crear pero sí que reconoce en otros el talento para ayudarle".

Al elegir actor para el papel, los realizadores pensaron en el versátil Sam Rockwell, que trabajó con Favreau en "Made", su debut como director.

"Pensé que 'Iron Man' era algo realmente especial", dice Rockwell. "Había trabajado antes con Jon, así que sabía que él y Robert se parecían mucho a mí en que les gusta mucho improvisar, lo que me hizo sentir muy cómodo con la idea de incorporarme al reparto. También me gustó mucho el personaje de Justin Hammer como un traficante de armas que está intentando congraciarse con el gobierno norteamericano y ser su nuevo Tony Stark. En ese sentido, Justin es un poco como un vendedor de coches usados, un verdadero buhonero que es un poco como el personaje de Jeremy Piven en 'El séquito' mezclado con el de George C. Scott en 'El buscavidas'".

"Sam es un actor fabuloso, lo que es decir una obviedad, pero es también muy activo y siempre está deseoso de explorar una escena", dice Theroux. "Entiende que actuar es divertido, y que hay que disfrutarlo. Tiene un gran sentido del humor y sabe cómo pasar la pelota en una escena. Algún actor menos dotado cogería la pelota, correría con ella y la soltaría tan pronto como pudiera, pero Sam se parece a los Harlem Globetrotters en que corre por el campo, para arriba y para abajo, se la pasa por entre las piernas, se da la vuelta y hecho. Sabe muy bien cómo jugar con la historia y el personaje y sacarles el máximo partido. Aunque es ostensiblemente un villano, también es enormemente gracioso verle".

Regresando a "Iron Man 2" tras su cameo en la primera película está Samuel L. Jackson en el papel de Nick Furia, jefe de la organización E.S.C.U.D.O. y que mantiene una estrecha vigilancia sobre Tony a medida que éste se enfrenta a los nuevos desafíos que van surgiendo.

"Queríamos que la energía de Nick Furia fuera como la de un patrocinador de aerolíneas que ya ha estado antes donde ahora está Tony", explica Favreau. "Regresa cuando Tony está probablemente en su punto más bajo, y está ahí para hacerle enfrentarse a un nivel cariñoso pero inflexible con la verdad acerca de su padre".

Continúa el director: "Sam Jackson tiene una tremenda presencia cinematográfica. La idea con la que le metimos en la primera película era un poco una broma, y ahora algunas de las decisiones que Tony tomó irresponsablemente acaban por determinar nuestro camino en esta película".

"Nick Furia aparece y le da información a Tony acerca de su padre, Howard Stark, y sobre cuál debería ser la posición de Tony en el universo de Marvel", observa Feige. "Tony se entera de cuál era la posición de su padre y de adónde quería llegar con la Expo Stark".

Interpretando el papel de Howard Stark está el veterano actor John Slattery. Howard Stark es un personaje muy importante en el universo de Marvel, explica el coproductor Latcham. "Al principio de la primera película, nos enteramos de cómo es Howard Stark y vemos algunas fotos suyas en portadas de revistas. Después de que Tony se escape de su cautiverio, una de las primeras cosas que dice es: 'Nunca debí decirle adiós a mi padre. Hay cosas que le habría preguntado'. Claramente, Tony sigue luchando con esa relación a pesar de que su padre haya fallecido hace más de 20 años".

Continúa Latcham: "Gran parte del conflicto interno de Tony se refiere al mito de su padre y de las cosas que piensa, acertada o equivocadamente, acerca de él. Hay ciertas revelaciones en 'Iron Man 2' mediante las que Tony descubre quién era realmente su padre, y eso abre una gran puerta. Así que necesitábamos un gran actor como John Slattery porque es quien va a unir a todo el universo Marvel mediante su personaje".

Trabajando a ambos lados de la cámara en "Iron Man 2," el director Jon Favreau regresa con un rol aumentado en el papel de Happy Hogan, el fiel chofer y guardaespaldas de Tony.

"Jon es un director muy inteligente porque ya en la primera reunión para desarrollar el guión dijo: 'Tengo una idea. Happy Hogan tiene que tener un papel mayor'", dice riendo el productor Feige. "Le dije: 'Tienes razón, el público está pidiendo más Happy Hogan y esta vez lo va a tener'".

El productor continúa: "Ahora en serio, Happy Hogan es un personaje clásico que está en casi todos los cómics de Iron Man como un amigo, un chofer y un compañero de boxeo, y el público podrá ver más de todo eso en esta película. El personaje realmente saca a la luz una faceta más graciosa de la personalidad de Tony y la verdad es que, una vez que el mundo sabe que Tony es Iron Man, la gente que está en su círculo íntimo se involucra mucho más en la acción".

"La vez anterior Hogan era básicamente un extra", dice Favreau bromeando. "Se me dijo que el personaje distraía un poco la atención porque no tenía nada que hacer, así que esta vez sí que tengo más escenas. Pero cuando me metí en la sala de montaje hubo malas noticias para el actor Jon Favreau porque perdió algunas frases. ¿A quien quieren ver los fans, a la Viuda Negra con su traje o a mí vestido de conductor de limusinas? Creo que no tengo que responder a esa pregunta".

Completando el impresionante reparto de "Iron Man 2" están Clark Gregg como el agente Coulson, Leslie Bibb como Christine Everhart, Paul Bettany como Jarvis, Garry Shandling como el senador Stern y varios cameos a cargo de, entre otros, Larry Ellison y Stan Lee.

Feige reflexiona sobre el hecho de añadir nuevos personajes a la historia y al equipo de actores de "Iron Man 2": "Ha habido secuelas buenas y otras no tan buenas, y lo que hemos aprendido es que no se puede ceder a la presión de añadir nuevos personajes simplemente por aumentar la apuesta. Si se hace así, la historia se hundirá rápidamente bajo el peso de todos esos personajes, tramas argumentales y todo lo que se intenta ofrecer. Lo que hicimos aquí fue simplemente introducir nuevos personajes que tienen un impacto directo y sustancial sobre los personajes principales. Eso hace que sea más interesante ver a Tony, Pepper y Rhodey lidiar con los retos que les plantean los nuevos personajes: Natalie, interpretada por Scarlett Johansson, Ivan Vanko, interpretado por Mickey Rourke y Justin Hammer, interpretado por Sam Rockwell. Estos tres personajes aumentan el conflicto y el dilema a los que se tienen que enfrentar nuestros protagonistas. Cuando uno observa el reparto de esta película, es un lujo por su riqueza
en cuanto al calibre de los actores que hemos sido capaces de reunir"
.


Marcando el tono: Desde el primer día
La producción de "Iron Man 2" comenzó en Pasadena, California, con Tony Stark declarando ante el comité del senado. Los realizadores se quedaron maravillados al ver a Robert Downey Jr. volver con la característica arrogancia y mordacidad de su personaje.

"Robert siempre eleva la escena que está escrita en el guión y la hace suya, pero al mismo tiempo la mantiene acorde con el tono", dice D'Esposito. "Al mismo tiempo, tiene una magnética presencia escénica, e hizo una entusiasta introducción para que sus compañeros de reparto y el director comenzaran la producción. Realmente fue algo que tranquilizó a todo el mundo y marcó el tono del ambiente de colaboración y energía que nos encanta tener en un plató. En los dos primeros días de producción rodamos la escena de la audiencia en el senado, lo que impulsó las cosas de una forma genial con casi todo el reparto trabajando y Tony enfrentándose a una tribuna de senadores a quienes no complace su reticencia a cooperar con el gobierno".

"Uno de los mayores conflictos de Tony es no sólo con el gobierno de Estados Unidos, sino con todas las naciones militarizadas del mundo", dice Feige. "Todos quieren su tecnología y él no quiere dársela a nadie, y está muy seguro del hecho de que es el único capaz de hacerlo. Como se puede imaginar, cuando alguien tiene esa clase de orgullo inquebrantable, a veces le conduce a un tropiezo en donde aprende que no es el único que puede conseguirlo".

La audiencia del senado también contó con la energía del actor cómico Garry Shandling, cuyo cameo como el senador Stern incluyó algunas hilarantes bromas improvisadas con Downey. "Para aquellos de vosotros que nunca hayáis entrado en una habitación a hacer improvisación con Robert Downey Jr., digamos simplemente que (y nunca antes he utilizado esta frase) él está enormemente abierto", dice Shandling riendo. "Fue impresionante hacerlo. Tanto Robert como Jon tienen una gran energía y te dan mucho apoyo, lo que sencillamente produce un trabajo mejor".

"Me gusta suscitar mucha improvisación en el plató y Robert es muy rápido e impredecible, y hay que meter con él en la cabina a alguien que pueda realmente llevar su ritmo"observa Favreau. "Garry es un amigo personal, y yo sabía que podría aguantar ahí con Robert y que algo explosivo sucedería si les ponía juntos en una escena. Gran parte de lo que me gustó en la primera película fue la cualidad impredecible que tenían algunas escenas que en otras películas del mismo género son un poco más trilladas. Sabía que se iban a desmadrar y a volverse un poco locos, pero también sabía que mantendrían el nivel y la realidad al mismo tiempo".

Continúa el director: "Para mí fue realmente divertido y emocionante ver una toma tras otra, y fue una forma estupenda de iniciar la producción. Me sentí muy aliviado al ver a todos los personajes, los viejos y los nuevos, trabajando juntos. Me pareció que habíamos establecido inmediatamente el tono de la película".

Una dinámica que no había que activar desde el primer día era la magnética química entre Downey y Paltrow.

"El arma secreta de la saga de 'Iron Man' es la química entre Robert y Gwyneth," dice Feige. "Cuando se les dan las páginas del guión y empiezan a ensayar, es como que apartas las páginas a un lado y simplemente te quedas mirando cómo empiezan a hacerlo. Es algo muy honrado y real. A veces se atienen al guión, otras se apartan de él, y entonces empieza a producirse la magia, lo cual es muy emocional y muy efectivo".

El productor continúa: "Ponemos algunas trabas entre ellos para darles obstáculos que vencer, el mayor de las cuales es la introducción de la Viuda Negra, que se presenta bajo la apariencia de Natalie Rushman, la nueva ayudante de Tony. Cuando ese personaje lo interpreta Scarlett Johansson, uno sabe que va a haber un pequeño triángulo amoroso, pero no como uno se lo espera, y Pepper Potts no reacciona de la forma que uno esperaría, lo que lo hace más interesante".

Para "Iron Man 2", una de las localizaciones prácticas que el equipo volvió a visitar fue la base aérea de Edwards en Rosamond, California. Durante más de 50 años, la base aérea de Edwards (sede del Centro de Vuelos en Pruebas de las Fuerzas Aéreas) ha sido el lugar donde se han producido más hitos importantes en la historia de la aviación que en ningún otro lugar del mundo. Con una superficie de 120.000 hectáreas, Edwards se encuentra en el desierto de Mojave, junto al lago seco más grande de Norteamérica, el lago seco Rogers. El espíritu actual de Edwards, y el del futuro, se resume en el lema del Centro de Vuelos en Pruebas de las Fuerzas Aéreas: "Ad Inexplorata": hacia lo inexplorado.

Habiendo una fuerte presencia de los militares en "Iron Man 2", los realizadores obtuvieron una vez más la aprobación del Ministerio de Defensa. El productor Feige explica el proceso: "Cuando se obtiene la aprobación del ministerio, se obtiene acceso a un montón de aviones geniales y vehículos y otros elementos militares. Contábamos con la ventaja de haber tenido una estupenda relación de trabajo en la primera película, pero seguíamos teniendo que enviar el guión al gobierno para que lo leyeran y nos dieran algunas notas. Su principal objetivo era cerciorarse de que los personajes asociados a las Fuerzas Armadas, y la película en general, presentaran a los militares bajo una perspectiva favorecedora".

"Trabajar con el Departamento de Defensa es una experiencia muy gratificante, y le da una sensación de autenticidad a las escenas al tener toda esa fantástica parafernalia en la película", dice Latcham. "Tienen bombarderos B-2, C17s, F22s y F35s, y la base de Edwards tiene muchos sitios estupendos para rodar. Aparte de Rhodey y unos pocos más, todo el personal que utilizamos en la película era personal militar en activo. Eso marca una gran diferencia, porque uno puede rodar en un hangar de Los Ángeles con un montón de extras, pero no saben cómo desfilar o saludar, ni conocen los rígidos protocolos militares. Con la aprobación del Departamento de Defensa, consigues aviadores auténticos con armamento auténtico, y están deseando salir en la película".

Como parte de la aprobación del Departamento, a la producción le asignaron al capitán de las Fuerzas Aéreas Brian McGarry, que ejerció de representante del Departamento en la película. "Desde mi puesto en el gabinete de Entretenimiento de las Fuerzas Aéreas colaboramos estrechamente con la industria para discernir qué es lo que podemos hacer para conseguir que una idea creativa sea un poco más creíble, un poco más plausible, y obviamente a nosotros nos funciona muy bien", dice McGarry. "Aquí en la base aérea de Edwards, estos chicos respiran y sienten el poder aéreo y cómo se elevan esos pájaros en el aire, así que es un gran valor de producción para la película y es estupendo para que nosotros mostremos las cosas que hacemos en la parte operacional, así como para darle ocasión a nuestros chicos de ver cómo funciona Hollywood".

Con el personaje de Rhodey siendo todavía un teniente coronel de las Fuerzas Aéreas en activo en "Iron Man 2", una de las tareas más importantes de McGarry era dar a Don Cheadle toda la información que necesitaba para interpretar a un oficial de alto rango de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. "Marvel Studios y Jon Favreau deseban que nosotros suministrásemos asistencia y asesoría para el personaje de Rhodey", explica McGarry. "Querían asegurarse de que los diálogos fueran correctos y de que tenía el aspecto que necesitaba el papel y se comportaba apropiadamente, y para nosotros fue una gran oportunidad de tener un escaparate para mostrar cuáles son los valores esenciales de las Fuerzas Aéreas".

"Tener asesores militares en el plató fue muy útil en cuanto a intentar buscar el puente entre lo que es absolutamente verdadero y concreto y lo que es la mitología del ser de Rhodey", observa Cheadle. "Hay que encontrar un modo de casar esos dos conceptos, y cerciorarse de que lo que está pasando pasaría también en un entorno militar. La gente de Edwards siempre estaba a mano cuando necesitábamos preguntarles algo, y fue un placer trabajar con ellos en todo momento".

Una de las muchas escenas memorables (y una de las favoritas del director Favreau) rodadas en Edwards fue una en la que Rhodey le hace una visita a Justin Hammer en busca de cierto armamento pesado.

"La escena era una de las últimas y nunca se le concedió mucha atención en preproducción", dice Favreau. "Hay que rodar muy rápido en Edwards porque no se tiene mucho tiempo para permanecer en una base en activo. Descargamos rápidamente todas las armas que Justin describía con esos grandes superlativos. La escena incluye algunas de las frases de Justin que más me gustan, y tuvo que ponerse muy poético, de una manera que le muestra en su mejor momento".

Continúa el director: "Ese día en concreto, cambié el orden de todas las armas en el último momento, lo que fue duro para Sam Rockwell porque eran dos páginas de puro diálogo. Pero lo que más me importaba era la manera en la que presentaba al personaje. Llevó un poco de tiempo, porque había mucha información técnica y utilizábamos armamento real, así que hay que hacerlo bien para que no parezca que queda como un idiota. Sam bordó la escena, se divirtió mucho y realmente la aprovechó".

"No fue fácil, pero elaboramos una escena bastante divertida", dice riendo Rockwell. "Era como un monstruo de tres cabezas. La escena evolucionaba a cada toma a medida que Justin era capaz de ir improvisando frases al vuelo. Luego yo seguía eso, y entonces en la siguiente escena Jon Favreau decía: 'Bueno, vamos a hacerlo así', e improvisaba algunas frases, así que lo mezclábamos todo. Dios bendiga a Don Cheadle por estar en la escena y aguantar eso".

"Fue estupendo rodar esa escena porque Rhodey básicamente le compra la tienda entera, todo lo que le enseña. Le dice: 'Me lo llevaré en rosa, púrpura y verde, y dame cuatro de cada'", dice Cheadle. "Es también una forma divertida de preparar lo que va a ser la Máquina de Guerra: un impresionante monstruo con un inmenso poder armamentístico".

Para Cheadle, los días de rodaje en la base aérea de Edwards también incluyeron la primera vez que se puso el traje Marca II. "El traje real te hace sentir realmente conectado a la dinámica de estar metido en una cosa así", explica. "Fue estupendo poder ponerme la armadura ya que es una parte importante del legado de Iron Man y es muy diferente a llevar unas mallas de licra con bolas de efectos visuales acopladas en cada brazo. Es estupendo ponerse el traje y saber que al final podrás quitártelo porque es muy caluroso y pesado".

"Fue increíble cuando nos presentamos en la base aérea de Edwards para la escena en la que Rhodey llega con el traje Marca II, porque era alucinante la cantidad de equipamiento que el Departamento de Defensa había puesto en aquella pista de vuelo", dice el coproductor Latcham. "Si se echa la cuenta, probablemente habría más de mil millones de dólares en equipos sólo en aquella pista. Los de Edwards fueron unos socios estupendos y nos proporcionaron todo lo que les pedimos y nos permitieron llevar su mundo a la pantalla tal y como es, lo cual es algo genial e innovador".

Una de las grandes tradiciones de la base aérea de Edwards es llevar monedas del escuadrón y del batallón. En la primera película, el reparto y los realizadores recibieron monedas de diversos escuadrones en señal de gratitud por haber traído la película a la base. Para el regreso de la producción a la base, Favreau estaba preparado y tenía una gran sorpresa para el personal militar.

"En la primera película, todos los batallones y escuadrones le dieron esas monedas a Jon, pues es una tradición militar, y todos los actores y los del equipo se pusieron a coleccionarlas", recuerda Latcham. "Jon, sin embargo, se sintió mal, porque cuando se las daban a él, no tenía nada para darles a cambio. Así que antes de esta película fue y mandó hacer unas estupendas monedas de 'Iron Man'. Todo el tiempo que estuvimos en Edwards se las daba a los militares, que estaban haciendo un trabajo genial. Se hicieron tan populares entre los militares que en cierto momento la gente aparecía literalmente para darle una moneda a Jon a cambio de una de las suyas. Fue una fantástica demostración de aprecio, y ellos agradecieron mucho que Jon entendiera y respetara su cultura y sus tradiciones".


Las nuevas armaduras
Tras terminar el trabajo en la base aérea de Edwards, la producción regresó a Marvel Studios, donde comenzó el trabajo para las nuevas armaduras de Iron Man. Para los realizadores, la enorme popularidad de las armaduras de Iron Man era algo agridulce debido al fallecimiento del legendario experto en maquillaje para efectos especiales Stan Winston, cuya empresa creó los icónicos trajes.

"He trabajado dos veces con Stan Winston y nos hicimos íntimos amigos", dice Favreau. "Cuando falleció fue muy triste. Cuando vi cuánta gente importante de Hollywood hablaba en su funeral, comprendí que era una parte integral de la realización en la revolución tecnológica que había conseguido que las películas se dispararan en términos de escala, envergadura y ambición en cuanto a lo que se puede crear en la pantalla".

El director continúa: "Stan no era sólo un marionetista práctico, sino que también hacía trabajo práctico mezclado con imágenes generadas por ordenador. Creo que 'Jurassic Park' sigue siendo unos de los hitos de lo que era posible con imágenes generadas por ordenador y de cómo hacerlo lo mejor posible. Gran parte de eso era obra y diseño suyo".

"Una de las claves para el éxito de la primera película fue que el traje de Iron Man era una pieza creíble de tecnología y hardware avanzados", dice el productor Feige. "No era un traje mágico ni un ropaje con superpoderes. Estaba hecho a base de sangre, sudor y lágrimas de un personaje y realmente tenía el aspecto de un aparato tecnológico pulido, soldado y atornillado. Lo que los espectadores vieron en la pantalla fue una combinación fantástica del trabajo digital de ILM combinado con el trabajo práctico del equipo de Stan Winston. Stan era el mejor de su especialidad, un auténtico genio. Para 'Iron Man 2', volvimos a contar con Shane Mahan, quien está continuando con el legado de Stan bajo la nueva marca de la empresa, Legacy Effects. Shane y su equipo de técnicos llegaron a la primera reunión con un plan excelente para los trajes prácticos de esta película".

Para Mahan y su equipo de artistas, volver a trabajar en la secuela no era ni mucho menos aquel proceso de prueba y error que vivieron al diseñar los trajes para la primera película.

"En la primera película, hubo un duro proceso de aprendizaje y una larga fase experimental para determinar cómo hacer el traje", explica Mahan. "La principal pauta que Marvel nos dio en la primera película fue que Iron Man nunca pareciera simplemente un tipo con un traje. Aunque se han creado estupendos trajes así en el pasado, lo que los realizadores querían era tomar las proporciones del personaje de los cómics y darles vida. Para mi equipo, era un reto monumental construir un traje completo que tuviese las proporciones correctas, porque sencillamente no hay ningún ser humano que tenga unos hombros anchos y grandes, unas caderas diminutas y una cabeza del tamaño de la que teníamos que meter en el casco. Después de algunas modificaciones del traje, pudimos encontrar algunos especialistas con talento que eran muy atléticos y fueron capaces de encajar en el traje".

Mahan continúa: "En aquella época éramos Stan Winston Studios, así que obviamente han cambiado muchas cosas con su fallecimiento, pero tenemos el mismo equipo, el mismo impulso y la misma energía que teníamos en la primera película. Teníamos mucho menos tiempo para hacer los trajes de'Iron Man 2', pero esta vez conocíamos mucho mejor el terreno. Los realizadores querían que la armadura fuera más ligera y más rápida de poner y manejar para Robert".

Otra decisión que tomaron los realizadores y Mahan fue que, durante la producción, las armaduras de Iron Man que iba a llevar Downey serían sólo medio traje, permitiendo al actor moverse con mayor naturalidad.

"El gran rompecabezas que Shane tenía que resolver era cómo conseguir las proporciones del traje y a la vez hacer que fuera cómodo de llevar para los actores y especialistas", dice el productor ejecutivo D'Esposito. "Colaboramos estrechamente con Shane y el equipo de Legacy y se nos ocurrió la idea de un uniforme de rugby, en donde ponerse la armadura era como ponerse un par de hombreras. Esto no sólo mantenía las proporciones, sino que también lo hacía cómodo para llevarlo puesto. La razón por la que quitamos las piernas fue porque hacían muy difícil conseguir el movimiento correcto y el realismo fotográfico que necesitábamos".

"Esta vez amoldamos las proporciones a la forma correcta, porque teníamos que lograr que encajara en la anatomía de Robert", dice Mahan. "No se pueden falsear las proporciones o la perspectiva para ocultar algo. Todo iba a ser visible, y estaba hecho de manera que Robert se pudiera poner el traje de cintura para arriba. Pero las otras proporciones de cintura para abajo también eran correctas, y creo que fue realmente una estupenda mezcla de lo práctico y lo digital porque las empresas digitales podían tomar la pieza física y de tamaño real, escanearla y utilizar eso como base para su modelo informatizado".

"Es realmente asombrosa la rapidez con la que Mahan y su equipo fueron capaces de construir el traje", dice Favreau. "Hicieron los trajes más ligeros y con materiales más flexibles y maleables. Los trajes prácticos no sólo influyeron en lo que hicimos digitalmente, sino que también nos permitieron filmar a Robert con el traje puesto, lo que da la sensación de que Tony Stark realmente lleva puesto el traje. No queríamos perder eso de vista nunca, porque Tony es la auténtica estrella de la película y Iron Man es un alter ego".

"Cuando Robert se puso ese traje, éste cobró vida, y aprendimos mucho del personaje que alberga", observa la coproductora Victoria Alonso. "Si no se contara con ese traje práctico para que Robert se lo ponga, por muy buenos que fuéramos con los gráficos por ordenador, no lo conseguiríamos. Así que intentábamos que fuera siempre algo vivo y práctico, y cuando no podíamos, intentábamos crear una referencia práctica para poder igualarla o aumentarla. Robert se ponía el medio traje y llevaba un traje de captación de movimientos de cintura para abajo con unas marcas de seguimiento para que pudiésemos captar sus movimientos. Era parecido a estar en una fase de captación de movimientos, pero estábamos captando la realidad del torso de Robert Downey con el traje pùesto".

Al explicar los desafíos y la evolución del traje de Iron Man, el productor Feige dice que "al idear el diseño de los trajes de Tony para esta película queríamos seguir con lo que había funcionado y estaba ya definido para nosotros durante años en los cómics de Iron Man, y que son en realidad dos cosas. Primera, Tony está siempre mejorando sus trajes con nuevas ideas y aparatos. Segunda, la icónica cara roja y dorada de Iron Man queda más o menos igual. Así que necesitábamos diseñar trajes que siguieran siendo unos iconos de Iron Man, pero que al mismo tiempo evolucionaran con la historia que estábamos contando. Tony empieza la película con el Marca IV, que todavía tiene el icónico transmisor circular, pero si se lo compara detenidamente con el Marca III, es más esbelto, más dinámico, y tiene muchos más aparatos. Pero sigue siendo, indudablemente, Iron Man".

"Al diseñar el Marca IV, cambiamos los brazos y los hombros, pero el mayor cambio fue en las piernas", dice el ilustrador principal de trajes, Ryan Meinerding. "Queríamos añadirle una postura más humana a las piernas desde una perspectiva frontal. Lo que hicieron con el Marca III fue realmente genial, porque las piernas eran muy lineales y daban la sensación de que estaban ahí para propulsarle y volar. Aún así, nos parecía que para algunas secuencias de acción probablemente vendría bien tener un poco más de gestos, hacer las posturas más dinámicas. También queríamos hacer más delgadas las hombreras en el Marca IV para que pareciera más avanzado tecnológicamente al contrario que las hombreras como de rugby. Sobre todo, el principal objetivo al diseñarlo era hacer que pareciera un poco más esbelto y aerodinámico".

Uno de los nuevos retos de "Iron Man 2" era idear, diseñar y construir el traje para Whiplash, el nuevo archienemigo de Tony Stark. El coproductor Latcham explica la evolución del aspecto del personaje.

"Nos encantaba el personaje de Whiplash, pero en el cómic parecía un tipo sadomasoquista vestido de negro y con todas esas hebillas y una cremallera en su boca, lo cual no era lo que en realidad buscábamos", explica Latcham.


EL SUPERZORRO

No es el primero ni será el último. Tras el éxito obtenido en el pasado con películas como "Matilda" o "Charlie y la fábrica de chocolate", Hollywood vuelve a adaptar uno de los cuentos clásicos del escritor británico Roald Dahl, esta vez con una película de animación protagonizada por un ingenioso zorro, que llegará a los cines españoles el próximo 9 de abril.

Tecnología stop motion
“Fantastic Mr. Fox”, cuento que en España se tradujo como “El superzorro”, narra la historia del Sr. y la Sra. Fox, una pareja de zorros que viven apaciblemente en un valle junto a sus cachorros, no muy lejos del hogar de tres malvados granjeros. Todas las noches, Mr. Fox utiliza su astucia y su ingenio para robar comida a los granjeros y alimentar a su familia. Sin embargo, estos no tardarán en urdir una venganza que pondrá en peligro a los animales del valle.

Al igual que la aclamada “Coraline”, la película está rodada principalmente con la técnica de stop motion (fotograma a fotograma) y cuenta con un reparto de excepción en el que destacan las voces de George Clooney, Meryl Streep, Bill Murray y Cate Blanchett. El filme está dirigido por Wes Anderson, director que cuenta en su haber con títulos como “Viaje a Darjeeling” o “Los Tenenbaums”, película por la que ganó un Óscar al mejor guión original en 2001.

Películas para niños y adultos

Según ha declarado el propio Anderson, leyó por primera vez “El superzorro” cuando era niño y vivía en Houston (Texas). Entonces quedó absolutamente fascinado por el protagonista, un zorro vanidoso y temerario, pero también dotado de una aguda inteligencia, que contrasta con la vulgaridad y la malicia de los tres granjeros que lo persiguen. Con un estilo ágil y fluido, y grandes dosis de humor negro, Dahl narra una fábula donde demuestra que la bondad no está reñida con la astucia, y que los malos no siempre son los más listos.



DESDE PARÍS CON AMOR

El deseo de un agente del gobierno de brillar más allá de lo que las sombras de su profesión le permiten se hace realidad cuando se ve emparejado con un nuevo compañero de peripecias: Wax. Mientras los dos se abren paso por París en una misión de paz antiterrorista, nuestro joven agente descubre que las armas más mortíferas son las que más nos gustan.

Desde París con Amor nos presenta a un agente de la CIA con la misión de desvaratar los planes para un atentado terrorista. Para su tarea contará con la inesperada ayuda de un novato. Desde ahí nos podemos imaginar.

John Travolta en un papel en el que hace de angente muy quemado, con muchas millas a su espalda. Sin modales. En definitiva, un tipo duro con la cabeza afeitada y perilla. Sólo le falta asaltar un vagón de metro y que aparezca Denzel Washington y ya tendríamos Asalto al Tren Perlham 123. Aunque ahora haciendo el papel de bueno de la película. Secundándole está el actor Jonathan Rhys Meyers, al que hemos visto protagonizando la serie Los Tudor. No lo hace mal, al menos si tenemos en cuenta la media del filme.

Desde París con Amor nos presenta una ristra interminable de escenas con persecuciones, explosiones, tiroteos, saltos por la ventana, chistes de carcajada fácil y cinco minutos de charla a la salida del cine.

1 Response to " "

Nerea Says :
2:25 p. m.

Mmmmm, ayer vi la de Alicia y a mi me encanto, se le puede sacar mucho mas jugo del que dices, no se, a mi me parecio otra genial obra de Burton. En cuanto a Johnny... lo siento, pero si repite algo es mas bien Wlly Wonka que Jack Sparrow. Podras leer mi reseña en nada, si quieres. ¡¡Besitos!!

Publicar un comentario