Author: angel // Category: , , , , , , , , , ,
JUEGOS DE NIÑOS

Con la distancia y la perspectiva que da la edad, he ido viendo, que con el tiempo, la que antes nos hacíamos llamar "La Panda Perfecta", hemos ido perdiendo el contacto por las cosas que tiene la vida (trabajos, estudios, amores...) y que al final, nos hacen distanciarnos y centrarnos más en nosotros mismos.

Ahora que voy viendo que algunos de mis amigos ya tienen sus trabajos, sus parejas, incluso ya tienen sus propios pisos, viven juntos y piensan en futuras bodas, me apetece echar la vista atrás para recordar aquellos tiempos en que jugábamos y disfrutábamos sanamente, cuando todavía no pensábamos en maldades y en chorradas, cuando no se pensaba aún en los botellones, los porros, hacer el burro con la moto y algunas cosas más que presencié, pero que no compartí, y antes de que ellos me dieran de lado por ello, al no sentirme agusto, decidí abandonar el grupo. Que se sepa que esa fue la razón, ni más ni menos. Yo inicié la desbandada cual Robbie Williams de Take That, o Geri Hallywell de Spice Girls, pero paulatinamente todos fueron haciendo su vida por su cuenta, dejando de lado la amistad común que nos unía.

Recuerdo aquellos veranos geniales en que nos juntábamos en el pueblo (La Rades del Puerto, en Segovia. Por cierto, si os apetece ver algunos vídeos sobre el pueblo, visitad este enlace) y nos encantaba vernos y disfrutar de todo cuanto nos rodeaba. Algunas veces jugábamos al rebaño, con agallones y bellotas verdes, que eran carneros y ovejas, respectivamente. También nos solíamos juntar en la casa de alguno de nosotros o solíamos ir al río o a El Lejío, un campo comunal con porterías y canastas, y nos tirábamos las tardes enteras a la sombrita de los árboles dibujando, leyendo la Hobby Consolas, leyendo cómics, jugando con aquella primigenia y mítica Game Boy blanca y gorda cual ladrillo, escuchando música "dance" de los 90 en un "radiocassette" portátil y grabando chorradas con nuestras voces gracias a la función de grabadora que incluía el aparato. También nos solíamos llevar el balón a El Lejío y nos echábamos allí nuestros sanos partidillos de fútbol y baloncesto. Lo pasábamos de vicio. Aparte de estas actividades masculinas, teníamos otros intereses obvios: las chicas. No era mucha la cantidad ni tampoco la calidad, pero era lo que había (Si alguna de ellas llega a ller esto alguna vez, me matan).

Algunas veces solíamos jugar a "La Patrulla Espía", que consistía en que éramos unos espías intergalácticos y teníamos que espiar a las chicas, a las que veíamos como a "seres extraterrestres malignos", allá donde fueran o estuvieran. Eran particularmente divertidas las "misiones" que haciamos cuando ellas estaban en el río, y nosotros intentábamos escondernos y mirar si a alguna de ellas se le veía un poco más de chicha de lo debido (esa era la verdadera finalidad del juego), pero la realidad es que siempre nos descubrían y salían detrás de nosotros a perseguirnos. Según fuimos creciendo, empezamos a acercarnos más a las chicas y hacíamos actividades todos juntos, como ir al río a tomar el sol y a bañarnos, ir de excursión a la sierra y de paseo por el campo, acampadas nocturnas en las calurosas noches de verano, jugábamos a juegos que las gustaban a ellas, como "Las cocinitas" y "Mamás y papás", que la verdad es que en el fondo a nosotros también nos gustaba, sobre todo cuando ellas se nos ponían mimosas y les daba por acariciarnos y besuquearnos. Ese era el momento bautizado por nosotros como "triki-traka". Algunas veces también solíamos ir nosotros a explorar cual Indiana Jones, incluso de noche, buscando por el campo y por el río algún lugar secreto, desconocido e inexplorado para nosotros y lo limpiábamos todo bien, para luego llevarlas a ellas para que lo vieran. Si veíamos algún sitio que nos gustaba a todos y que pensábamos que era seguro y escondido, solíamos construirnos una pequeña choza a base de tablas y demás, para estar allí un poco apartados de todo, pero generalmente se acababan derrumbando todas. Cuando llegaban las fiestas del pueblo, solíamos estar en todo lo que era posible. Participábamos en todos los juegos que podíamos y en el concierto de por la noche, solíamos bailar todos juntos y estábamos todo el rato dándoles la "plasta" al grupo que estuviera. Algunas veces también participábamos en el concurso de disfraces que se suele celebrar esa noche. Nos lo pasábamos muy bien y sanamente.

La panda la formábamos, Ana y Félix (hermanos), Eva y David (primos entre ellos y también de Ana y Félix), Cristina (prima lejana nuestra y "novieta" de David) y mi hermana María Aurora y yo. Eramos "La Panda Perfecta".

2 Responses to " "

Anónimo Says :
1:41 p. m.

Angel Angel la panda eres muchos mas aunque a ti no te gustara a que decirlo todo majete pero bueno eso da igual algunas cosas llevas razon y otras no pero bueno si eres feliz que le vamos a hacer bueno majete que te vaya bien con las flores y demas

Anónimo Says :
1:47 p. m.

ay una nueva pagina por si la quieres visitar es WWW.LARADESDELPUERTO.ES.TL

Publicar un comentario