Author: angel // Category: , , , , ,
LA FERIA DEL LIBRO

Cada vez que llegan estas fechas entre primaverales y veraniegas, como cada año, llega la ya tradicional Feria del Libro a El Parque de El Retiro de Madrid, y me vienen a la mente buenos recuerdos de cuando era pequeño.

Dada la cercanía del Parque a donde vivimos, solíamos ir muy a menudo mis padres, mi hermana y yo, sobre todo los Domingos, para pasear y jugar al aire libre. Nos llevábamos las bicicletas, el balón... Nos gustaba sentir ese contacto con la naturaleza: Ver los árboles, los patos, las ardillas, los pavos reales, las carpar del lago... Y cuando ponían la Feria del Libro, para nosotros era un ritual. Siempre íbamos, por lo menos una vez. Para mi personalmente, leer nunca ha sido una pesadez, siempre me ha gustado mucho. Por eso, cada vez que íbamos, siempre me venía con algún libro o cómic, o incluso con más de uno. De hecho, la mayoría de libros no relacionados con cosas del colegio y demás, me los compraban en La Feria del Libro. Al gunos libros que me gustaron especialmente de todos los que me compré en todos aquellos años, y que aún guardo, son: Una versión genial en cómic de El Lazarillo de Tormes, divertidísima e instructiva; una colección de tres libros para leer y colorear de Trifasia, muy tiernos y entrañables; una colección de libros divertidísimos con gran cantidad de pasatiempos y actividades para colorear y demás, todo ello entrelazado por disparatadas historias de misterio con mucho humor; libros geniales y "super-frikis" del estilo "Elige tu propia aventura", como el de un tío que viajaba a un planeta donde todo el mundo era de chicle, otro en el que el "prota" empequeñecía y se adentraba en el reino de las hormigas, u otro en el que un tipo se metía en un videojuego (Me gustaban muchisimo esta clase de libros cuando era más pequeño); libros de animales y dinosaurios, con fotos y dibujos geniales y con mucha y muy buena información. Y muchos más que ahora mismo no recuerdo.

Lo único que no me gustaba de La Feria del Libro, es el enorme gentío que había siempre, con el que apenas se podía caminar agusto ni ver casi nada de las casetas, sobre todo cuando había firmando algún autor famoso. En todos los años que he ido, he tenido la oportunidad de ver de cerca a muchos autores y gente conocida, pero el que más me impresionó, fue sin duda, el maestro Francisco Ibáñez, dibujante y creador de los geniales Mortadelo y Filemón, entre otros muchísimos personajes. No pude acercarme a él, dada la enorme cola que había para firmar, pero sólo con verle, me dí por satisfecho.

De unos pocos años para acá, ya no hemos vuelto a ir a La Feria del Libro, y apenas tampoco a El Retiro. No me preguntes por qué. Tal vez cogimos hartazgo ante tal sobredosis de ir cada semana. Tal vez El Retiro empezó a degenerar con gente poco recomendable pululando por él, y se nos quitaron las ganas. Tal vez porque ya nos comprábamos nosotros mismos los libros en cualquier sitio (FNAC, El Corte Inglés, La Casa del Libro...), sin tener que esperar expresamente a La Feria del Libro.

El caso es que cada año que llega La Feris del Libro, me dan ganas de ir a dar una vuelta, pero una veces por trabajo, otras veces por planes y otras veces por simple pereza, al final no voy.
Aún sigo teniendo ese sentimiento romántico y bucólico por los libros. Pocos placeres hay mayores, al menos para mi, que sentarse tranquilamente y con tiempo (ya sea en tu sillón, en tu sofá, o en un parque a la sombrita en un banco o en el césped) a disfrutar de un buen libro con tranquilidad y sosiego. Tal vez sea una ensoñación un poco imposible por el ritmo de vida actual, pero si cada día sacamos un poquito de tiempo para leer, nos sentiremos más plenos y mejor con nosotros mismos.

Hasta otra, lectores blogueros.
































































Estos no son exactamente los libros de los que os hablo, pero si que son de este tipo.

1 Response to " "

berto xxx Says :
6:48 p. m.

Having fun reading of your blog.


berto xxx

Publicar un comentario