Author: angel // Category:
VA DE CINE ("DRAGON BALL" IS DEAD)

Cuando se anunció que Hollywood andaba detrás de hacer una película sobre nuestra querida y amada "Dragon Ball", nos temimos lo peor, pero albergábamos algunas esperanzas de que respetaran la filosofía de la historia y la apariencia de los personajes. Pues bien, nuestros más intensos temores se han confirmado con una astracanada de proporciones bíblicas que casi hace buena a aquella cutre-película coreana absolutamente "freak" que hicieron, allá por los comienzos de la década de los 90, utilizando el nombre de Dragon Ball para presentarnos una historia delirante y absurda, aunque por lo menos los personajes se parecían a los del "manga" y el "animé". En esta versión actual, sin embargo, se han pasado por el forro toda la historia y todos los personajes, presentándonos a un Chow-Yun-Fat que hace de Maestro Tortuga Duende, pero que no es calvo, con barba, canijo y delgaducho, sino con pelo canoso de madurito interesante, sin barba y con buena planta y buenas hechuras. El tipo que hace Yamcha es un actor oriental desconocido por estos lares, que en lugar de lucir melena larga y enmarañada como el original, luce melena repeinada con mechas rubias y un toque de depilado metrosexual que tira de espaldas. Podría seguir nombrando incongruencias hasta hartarme, pero como ya me he hartado, pues mejor lo dejo.

Si hubieran presentado el argumento como una historia alternativa en la que aparece un tataranieto de un tataranieto de Gokuh que descubre un pergamino con la historia de las bolas de dragón y que investigando se topa con un monje misterioso con la "jeta" de Chow-Yun-Fat y luego se va encontrando con nuevos amigos, con la chica de turno y con el malo de turno que ha escapado de su prisión milenaria para hacerse con la bolitas de las narices... El argumento sería igual de estúpido y pueril, pero al menos no mancharían el nombre de personajes míticos como Gokuh, Bulma, Picolo y demás. Y es que han conseguido matar del todo el espíritu de "Dragon Ball".

Cabe realizar un pequeño comentario sobre el videojuego oficial de la película: Está totalmente a la altura del "film". O sea, que es una "full" de Estambul. Mantenéros lejos de él y de la película. Pueden causar graves daños irreparables en vuestro intelecto.

Y ya que estamos metidos en "farina", como diría mi querido Marlo, de La Hora Chanante, vamos a hablar de la película que se ha estrenado recientemente y que utiliza de igual manera sin escrúpulos el nombre de una saga mítica, Street Fighter, para destrozar sin miramientos el argumento del juego y el aspecto de los personajes y presentarnos una precuela en la que los personajes todavía no lucían sus atuendos famosos (supongo que para abaratar costes de vestuario)... y yo me atrevo a añadir que antes de hacerse todos la cirugía estética, porque no se parece ninguno ni por asomo a los personajes que interpretan. Si acaso el gigantón de color Michael Claire Duncan (La Milla Verde) si que podría dar el pego como Balrog. El único reclamo es la preciosa aunque aniñada Kristin Kreuk(Smallville), que da vida a una jóven Chun-Li, que es la que lleva el peso de la película. Por lo demás, la película comete los mismos pecados que la de Dragon Ball, pasando absolutamente del original en la que está basada y haciendo buena a su predecesora, aquel truño protagonizado por Jean-Claude Van Damme como Guille, Kylie Minogue como Cammy y el gran Raul Juliá como un Mr. Bison realmente conseguido, con su mirada loca y aterradora. Los personajes al menos se parecían aunque también se pasaron la historia por el arco del triunfo para inventarse una tontuna "mu" gorda.

Estas películas (así como las del nuevo James Bond, que lo único que tiene en común con las clásicas es el nombre) por sí mismas no pasarían de ser unas vistosas cintas de acción, pero al utilizar sin miramientos el nombre de sagas tan míticas para lucrarse con tanta desvergüenza quedan retratados como unos buitres oportunistas y sin pizca de imaginación para inventar historias originales y novedosas.

Desde aquí quiero hacer un llamamiento a los directores de "cásting" estadounidenses. Cuando vayan a hacer una película, que al menos cojan a actores que se parezcan a los personajes que van a interpretar. No queremos ver un Kingpin negro, más que nada porque el de los cómics no es negro; ni un Daredevil moreno protagonizado por Ben Affleck cuando el original de los cómics es rubio; ni un Constantine protagonizado por Keanu Reeves moreno y mojigato cuando el original del cómic es rubio, borracho y pendenciero. Que sean fieles a los originales y que no hagan que los "fans" nos avergoncemos. Que aprendan de la peli de Watchmen. Menudo peliculón "five stars".

1 Response to " "

Nerea Says :
10:53 p. m.

Pues vaya chasco. Todos los cometarios que estoy leyendo acerca de Dragon Ball la ponen de bodrio y pesima. A mi nunca me gusto, pero me siento fatal por los que sois fans. Supongo que ahora os sentis como yo al ver ese bodrio de X Men 3 en el que se cargaron la hermosa "Saga de Fenix Oscura".
Los errores de casting que mencionas son ciertos. Kingpin no es negro, y si bien a mi me parece que Ben Afleck no lo hizo tan mal, se parece a Daredevil lo que un huevo a una castaña, o sea, nada. Completamente de acuerdo con Watchmen: muy currada y muy bien hecha. Tambien son buenas las dos primeras de X Men y de Spiderman.

Publicar un comentario